+5411 5263-7999

leandro@costaazulviajes.com.ar

Península de Valdes. La naturaleza en su Máximo esplendor

Desde la cordillera de los Andes, a través de los densos bosques subantarticos  y atravesando ese antiquísimo lecho submarino que hoy es la estepa, la tierra se precipita en el mar. Es una tierra que se elevo desde el fondo de las aguas hace millones de años y que se extiende por cientos de kilómetros en el Atlántico Sur. Sus colosales acantilados, estratificados de vida marina fosilizada, ofrecen refugios a innumerables espacios en sus aguas amparadas, que combinan la corriente cálida del Brasil, al norte, con la fría de las Malvinas, propiciando un universo submarino de inusual diversidad. Así, sobre las costas del Sur Argentino, el océano alberga grandes cantidades de plancton, algas, crustáceos, y peces, alimentos vitales para una de las más grandes aéreas mundiales de cría de aves y mamíferos marinos. Con su forma de hacha que corta en dos el atlántico, La península de Valdés alberga aguas tranquilas en su par de golfos  y es un hogar seguro para los centenares de animales que año tras año regresan allí para reproducirse y criar a sus herederos.
Cada primavera, un creciente ejercito de seres humanos provenientes desde todo el mundo, cargados con cámaras y filmadoras llega a la Península de Valdés y sus zonas aledañas para compartir con la gente del lugar la llegada de la ballenas, mamíferos y aves.  El éxito ha convertido a los empresarios turísticos en fans de la ecología, y lo cierto es que los animales marinos son ahora la fuente de ingreso de un millonario ingreso de divisas para la economía local.
En el otoño, las desoladas costas patagónicas asisten al arribo de las ballenas francas, gigantes del mar. Buena parte de ellas buscan las aguas tranquilas de los golfos Nuevo y San José para aparearse, dar a luz, y alimentar a sus crías tras haber vagado por el mar durante medio año. Las ballenas merodean la zona desde Junio a Diciembre, y el sitio más popular para observarlas es Puerto Pirámides, una pequeña población sobre el Golfo Nuevo donde es posible embarcarse en botes y lanchas para vivir la incomparable experiencia de acercarse a pocos metros de esos colosales mamíferos que alguna vez estuvieron en riesgo de extinción. En estos acercamientos, cuya duración suele ser de  una hora es habitual ver a las ballenas amamantando a sus crías, machos rondando a alguna hembra esquiva y jóvenes brincando de alegría.
En el invierno, son los elefantes marinos los que llegan a la Península de Valdés. Los machos alcanzan hasta 6 metros de largo y 4 toneladas de peso y son la vanguardia de su tribu. Lo primero que hacen es establecer claramente sus territorios, y luego, a medida que van arribando las hembras organizan sus harenes. Un solo macho puede juntar hasta 40 hembras. Muchas de estas, ya llegan preñadas y la mayor tasa de nacimientos se registra en el mes de Octubre. Los mejores sitios para observarlos son Punta Delgada, Caleta Valdés y Punta Norte.
Los Lobos marinos, también llamados Leones Marinos por la gruesa pelambre que lucen los machos adultos alrededor de su cuello, llegan a la costa en Diciembre donde forman grandes colonias de reproducción y cría. Los machos son muy celosos, y no dejan que ningún rival se acerque a sus hembras, y mucho menos algún macho soltero. Las hembras dan a luz para luego retornar al mar con sus crías a las que amamantaran durante casi un año. Entrado el verano, se en decenas de crías vigiladas por la atenta miradas de sus madres. Punta Norte y Puerto Pirámides son los apostaderos ideales para observar la vida de estos increíbles mamíferos.
Antes de la llegada de la primavera, miles de pingüinos blancos y negros que se dirigen a las costas conmocionan las aguas azules del Atlántico Sur. Son los pingüinos de Magallanes, que después de invernar en el litoral brasileño ponen rumbo a la Patagonia con la intención de reproducirse. Algunos buscan la Península de Valdés u otras playas, pero la gran mayoría prefiere Punta Tombo, que es la mayor reserva continental de pingüinos que existe en el planeta, excluida la Antártida. También los machos son la vanguardia. Llegan antes para poner a punto el nido que en general ya excavo la hembra el verano anterior en la base de algún arbusto o en una zona despejada.  Al arribo de las hembras se inicia un elaborado cortejo que, poco después del clímax, culmina con la puesta de un primer huevo, al que le sigue un segundo 3 o 4 días más tarde. A principios de Noviembre los dos pichones ya nacieron, y en Febrero o Marzo ya aprenden a nadar.
Claro que las atracciones de la Península e Valdés no se limita a sus costas. Atravesar su interior es una manera de retroceder en el tiempo, cuando esta tierra, ahora silenciosa, albergaba animales prehistóricos. Ciertas criaturas muy especiales han evolucionado adoptando la estepa como su hogar. Un viajero alerta no tardara en divisar ñandúes, maras y guanacos, muchas veces al costado del camino, de manera que lo que parece ser un paisaje apacible gana vivacidad a medida que uno se convierte en un observados mas experimentado.
En verdad, en muy pocos lugares como en la Península e Valdés el ecoturismo alcanza tan notable dimensión. Es que allá en el sur, donde la tierra se abraza con el océano el milagro de la vida sigue presente, y ojala se perpetúe para siempre.

Algunas cosas importantes para tener en cuenta:

• Aunque toda la Península de Valdés es considerada una reserva ciertas aéreas poseen una mayor protección por ser, precisamente, los apostaderos donde se concentra la mayor parte de los animales: Punta Norte, Punta Pirámides, Punta Delgada, Isla de los Pájaros, y Parque Marítimo Provincial Golfo San José.
• Antes de planear un viaje a la Península de Valdés hay que tener en cuenta el calendario de las diferentes especies. En Julio y Agosto hay algunos elefantes marinos y ballenas, pero pocos lobos y muy pocos pingüinos. En Septiembre y Octubre hay más elefantes marinos con sus crías y pingüinos adultos. En Diciembre, la mayor parte de las ballenas y elefantes ya se fueron, pero en Punta Tombo hay centenares de de pingüinos con sus crías y empiezan a llegar los lobos. En Enero y Febrero abundan las crías de lobos y llegan las orcas en busca de presas.
• El mejor lugar para alojarse y con mayor cantidad de alojamientos es la ciudad de Puerto Madryn, que cuenta con ciertas ventajas como estar a orillas del mar y a una distancia intermedia de los atractivos más importante. Quienes gustan de un contacto más intimo con la naturaleza pueden optar por alojarse en alguna de las estancias que están en la Península o en los alrededores e Puerto Madryn, y también en algunos alojamientos que ofrece Puerto Pirámides.
Informes y Reservas:

Costa Azul Viajes EVT
Teléfono:    5263 7999 y Rotativas
Email:         informes@costaazulviajes.com.ar

Paquetes asociados


Duración: 04 noches

Por persona en base doble

$ 37315

Duración: 4 dias, 3 noches

PENINSULA DE VALDES Y BALLENAS

CHUBUT - ARGENTINA

Por persona en base doble

$ 0

Duración: 06 dias,03 noches

PUERTO MADRYN EN BUS

Chubut - Argentina

Por persona en base doble

$ 20665

Duración: 03 Noches

Por persona en base doble

$ 18892

Duración: 9 dias y 8 noches

PATAGONIA Y LA MITICA RUTA 40

Chubut - Argentina

Por persona en base doble

$ 0

Categorias relacionadas

DestinosTuristicos y paseos